Menu
cómo llegar

Y yo que iba a hablar del amor...#1decada5

Publicado: 5 de Febrero de 2018

…O quizás lo haga

Como  los 3,5 millones de personas (dato aproximado) que el domingo 28 de Enero se sentaron a ver el programa de Jordi Évole #1decada5, disfruté sobremanera al escuchar hablar sobre la depresión, y más aún del suicidio. Inhumana,  psicópata??…nada más lejos de la realidad: psicóloga.

Cuando se trata de uno de cada cinco, inevitablemente, conocemos a más de uno que está ahí, envuelto en esa oscuridad, la derpresión, que como decía Ivan Ferreiro muy acertado, no da para hacer una canción bonita, de la trsiteza si, son diferentes. 

Pues sí, me resultó atrevido, muy atrevido, el tema tratado; temerario incluso el otro tema, el suicidio; valiente el que se sentó y dijo: pues ahora yo le voy a poner palabras a lo que nadie le pone y empezó a trazar las líneas de un nuevo episodio de Salvados, y valientes los protagonistas.

Creo, desde mi humilde opinión y experiencia, que uno de los factores de las piedras que se presentan en el camino de la depresión es el mutismo. Si no se dice no existe, y añado, si no existe no se puede tratar. Por esta razón disfruté con cada minuto de aquel encuentro en el que el lenguaje de la depresión tenía un lugar, porque a partir de ahí, podemos tratarlo, así que gracias.

Yo me iba a sentar a escribir sobre el amor, o a intentarlo al menos, pues es una palabra que siempre debe ir con mayúsculas por la complejidad que supone y el peso que tiene en el ser humano, sin embargo leo un twit de #1decada5# y cambio de tema, del amor a la depresión, y lo cierto es que uno no existe sin el otro.

¿Pero qué diferencia a un duelo de una depresión?

Cuando hablamos de duelo casi todo el mundo entiende a que nos referimos, preguntas y te dicen “pues es cuando pierdes a alguien”. Exacto, pierdes a alguien o algo (trabajo, la libertad, una relación de pareja). En la tristeza, esa sobre la que se puede escribir una canción bonita, efectivamente existe una pérdida del objeto amado, de forma que el que la presenta es consciente de ello y sabe que debe retirar esa líbido (concepto psicoanalítico), ese deseo, ese amor y ponerlo en otro lugar. Resulta éste un proceso tedioso, lento y doloroso que debe hacer despacio y pieza a pieza, pero con el tiempo, se consigue cerrar y colocar ese amor en otro objeto.  

En la depresión (melancolía para Freud) no hay un objeto perdido, no de forma consciente, el sujeto no sabe qué es lo que perdió. Ante esta situación se produce un empobrecimiento del YO. Éste se vuelve despreciable, se critica duramente se autoreprocha todo aquello que necesitaría lanzar contra el objeto perdido, pero al no saber cuál es éste, esa energía va hacia sí mismo en forma de autocrítica. De esta manera mantiene el vínculo libidinal con el objeto perdido, pero vuelto hacia sí mismo mostrando el típico conflicto entre el amor y odio.

Resumiendo, en el duelo existe una pérdida consciente. En el trascurso de éste, el sujeto siente que nada le satisface, es el mundo exterior lo que está empobrecido. Por el contrario en la melancolía o depresión, no se sabe qué se ha perdido, ni si se ha perdido algo, es una pérdida inconsciente. En este caso es el yo mismo el que se siente empobrecido al no tener un lugar hacia el que expresar su pérdida porque no sabe qué perdió, así que este “no saber” retorna a uno mismo en forma de culpa y autocrítica. Cuando se presta atención a estos reproches, descubrimos que aunque algunos sí están relacionados con el ser del sujeto, pero otros son en realidad lanzados hacia el objeto perdido inconsciente y no tienen nada que ver con uno mismo. Lo que ocurre es que el sujeto se identifica con el objeto perdido, de modo que todo esto se dirige hacia sí mismo. Parece complicado, pero si se toma su tiempo para releer verá que es muy sencillo.

Con esto pretendo acercar un poquito más esta visión de la depresión, mucho menos conocida y extendida entre la población y así contribuir a que se hable de ello, a que exista…si se habla, si existe, se puede tratar.

Vanesa López – Psicología Sanitaria y Jurídica

Psicólogo en Murcia-Molina de Segura

Col. MU 03039

haz clic para copiar mailmail copiado